frases El rincón de la Maestra Jardinera

lunes, 21 de septiembre de 2009

EL NIÑO CON SÍNDROME DE DOWN
Los niños con sindrome de down carece de comunicación espontánea, se comunica al hablar con otros, pero fracasa cuando es él el que tiene que iniciar la conversación, por tanto son menos espontáneos para iniciar la comunicación social. La comunicación espontánea es fundamental ya que gracias a ella aumentamos el control sobre el ambiente psíquico y social.Algunos objetivos para la correcta interacción son:
1) Jugar con el niño:Una forma de establecer la interacción madre-hijo es através del juego.En los niños normales la actividad lúdica comienza a los seis-dieciocho meses.pero en el niño con Síndrome de Down estas conductas también son diferentes.El lenguaje y el juego reflejan el desarrollo de las habilidades símbolicas y ambas se desarrollan de manera paralela.Al mismo tiempo que el niño empieza a reconocer la interrelación entre sonido y significado en el lenguaje, ¿1 empieza a reconocer la interrelación funcional.entre objetos y juego.
2) Disminuir la complejidad de los turnos:La interacción comunicativa de los niños con Síndrome de Down está basada en la interacción dirijida por la madre en contraposición con las interacciones madre-hijo normal que se caracterizan generalmente por ser dirijidas por el niño.Esto puede ser debido a que el niño con Síndrome de Down es más pasivo y las madres perciben que el niño necesita más dirección y por tanto, están más motivadas a dirijir las conductas de sus hijos y como consecuencia de ello pueden incluso llegar a proporcionar pocas oportunidades para que sus hijos lleguen a hablar.Los niños con Síndrome de Down demuestran menos vocalizaciones contingentes en respuesta al habla de su madre y la interpretación que se da es debido a que necesita mayor latencia de respuesta.
3) Facilitar la conducta del niño:Las vocalizaciones del niño no están en relación con la actividad de los padres en la mayoría de las ocasiones. Producen más vocalizaciones con intervalo restringido dejando poco espacio para responder.Los niños con Síndrome de Down no producen significativamente diferencias en actos comunicativos con padres o con otros adultos, mientras que los niños normales si producen más actos comunicativos con sus padres que con extraños.
4) Aumentar las respuestas de los padres:Las respuestas de los padres a las tempranas señales de sus hijos contribuyen al desarrollo de la reciprocidad, entendiendo por reciprocidad el desarrollo de cualquier forma de comunicación en la interacción padres-hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO AQUÍ